¿"Blog de contenido erótico" OBCEDMAN: MOmentos MUy EXcitantes (1ª parte)

Archivo del blog

El Juego Erótico de Obcedman

El Juego Erótico de Obcedman
Pincha en la imagen

5 may. 2009

MOmentos MUy EXcitantes (1ª parte)

Nuestras miradas se encontraron, era la primera vez que quedábamos con ellos. El Ramón, un chico moreno con buen cuerpo y una sonrisa que cautiva, ella Isabel una muñequita morena con cara de niña y curvas de locura..

Juan y yo estábamos nerviosos, siempre las primeras citas nos provocaban nervios, morbo y excitación y esa no iba a ser menos, después además de verlos, el morbo y la excitación hizo que aumentase por momentos. La cena fue fluida aunque con los típicos nervios y cortes, pero para poder ya romper barreras decidimos ir a tomar una copa a un local de ambiente, allí bebimos, reímos y estuvimos muy cómodos. Yo deseaba saborear los labios de Ramón y Juan deseaba acariciar el cuerpo de Isabel, así que nos fuimos a la pista a bailar cada uno con su pareja. Allí Juan y yo nos estuvimos besando apasionadamente, pensando en la excitación del momento, yo tenía a Juan acorralado contra la pared, bailaba moviendo mi cuerpo muy pegada a sus caderas, notaba su excitación, mientras Ramón e Isabel bailaban muy unidos cada vez acercándose más a nosotros, de repente sentí unas manos en mi cadera y no eran las de Juan, tenía las nalgas de Isabel pegadas a las mías y sus manos tímidamente recorrían mis muslos, también las manos de Ramón se deslizaban por mis nalgas mientras sentía el calor del cuerpo de Juan por un lado y el de Isabel por otro, eso provocaba en mí que me derritiese por momentos por el deseo, entonces cogí las manos de Juan y las puse en la cintura de ella para que la sintiera y así los cuatro seguimos bailando durante un rato mientras nuestras bocas y nuestras manos no dejaban de explorarse..

En un momento sentí las fuertes manos de Ramón como me cogía por detrás con fuerza, giré mi cabeza y sentí como un beso apasionado se apoderaba de mis labios, mientras Juan hacía lo mismo con Isabel y se separaba de mí agarrándola a ella y besándola suavemente, dejamos entonces nuestras inseguridades a un lado, ya sabíamos que les habíamos gustado y nos dejamos llevar entre sus manos..

Ramón y yo, no dejábamos de explorarnos, la excitación era muy grande, nuestros cuerpos deseaban descubrirse y nuestros suspiros cada vez era más profundos, sin dejar de sentir nuestras lenguas, no podía evitar besarle era como un imán para mí, me gustaba saborearlo y me encantaba como nos complementábamos sin apenas conocernos en cada beso que nos dábamos y sin dejar que nuestras manos se estuvieran quietas, no dejábamos de rozarnos, sus manos se apoderaban de mis pechos, los apretaba, los pellizcaba y suavemente los rozaba, mis manos también habían perdido la timidez y ahora eran ellas las que descubrían lo que tanto deseaban su cuerpo, tocaba su pecho, por debajo de su nike y mi lengua no dejaba de saciarse en su boca, tenía sed de él, y eso era lo que quería esa noche, saciarme por completo, recorría sus caderas, sus nalgas, besaba su cuello, mientras no dejaba de moverme, de excitarle rozando mis caderas con su sexo y poniéndome de espaldas para pegar mis nalgas a su sexo y allí contonearme, Ramón me agarraba con fuerza, veía la excitación en su mirada y eso aumentaba mi deseo aún más si cabe...

Veía entre las sombras a Juan e Isabel, ella estaba acariciando el sexo de Juan, mientras Juan no dejaba de tocar sus pechos y bajaba sus manos para perderse en ese precioso culo que tenía Isabel y que a Juan tanto le ponía y le maravillaba, y en un baile acompasado se rozaban y se buscaban enloquecidamente... Estábamos los cuatro disfrutando de un momento ansiado desde que nos encontramos y que todavía aún teníamos mucho por descubrir esa noche.

Dejé que mis manos insaciables bajaron por la cadera de Ramón y llego a su cremallera, desabroche el pantalón y su miembro duro y latente se mostró ante mis ojos, lo acaricie suavemente, mientras sus jadeos cada vez eran más intensos, recorría con dulzura cada parte, sin dejarme nada por explorar, y Ramón agarraba mis nalgas y aumentaba la presión que nuestras caderas sentían al pegarse, como si quisiese follarme allí mismo, yo me sentía muy excitada, tanto que no me hubiera importado que allí mismo me hiciera suya, quería sentirlo, quería saborearlo, quería aprovechar cada segundo que pasaba entre sus brazos.. Me excitaba la situación que estaba viviendo y me excitaba oír como jadeaban Juan e Isabel masturbándose mutuamente allí mientras bailaban..

Y tomamos la decisión de irnos a un reservado.. Pero esa parte será contada más adelante, jajaja...

Mari

5 comentarios:

Max dijo...

Ay ésta Mari, que siempre nos deja a medias...mecachis :-D

Besoss y abrazos

CalidaSirena dijo...

Estoy de acuerdo con Max, no es justo, esperamos ver lo que paso en el reservado yaaaaa...
Bufff..
Besotes cálidos

Arkantis dijo...

Me uno a Max y sirenita....¿Qué pasoooooooo en el reservadoooo? nos has dejado en lo mejor...


Un besazo

Anónimo dijo...

madre mia, vivir esa experiencia no tiene precio ya me excito con imaginar la situación.

"menos mal que nos queda portugal"

La niña mala dijo...

Diosss como me gustan siempre vuestras historias. Pero yo creo que ya va siendo hora de escribir la continuación y saber qué pasó,no?
Besitos

¿Qué fantasía prefieres?

Estas fotos son, casi todas, realizadas por nosotros. Muestran viajes, ilusiones, amor compartido y una vida que se construye poco a poco a base de vivencias y fantasías. Sobre todo juntos.

Libro de visitas

Firmar libro de visitas